Preparando viaje: Egipto 2017

Confieso que la planificación del viaje de este año no me encontró tan entusiasmado como en años anteriores. Ya tenía en mente el destino antes de terminar el viaje anterior y eso quizás mató un poco el deseo de viajar. Intenté no pensarlo mucho pero fue inevitable al saber mi fecha de renuncia al trabajo.

En las siguientes lineas quiero compartir como me preparé para este nuevo año de viaje que inevitablemente empieza por Egipto.

Eligiendo un destino: Egipto 2017.

Como contaba, ya antes de terminar mi viaje anterior había pensado en un destino. Me puse a mirar el mapa detenidamente y a recorrerlo de punta a punta. Entre ese ir y venir, y luego de muchas vueltas virtuales por la tierra, elijo Egipto.

¿Por qué Egipto?

La verdad que no estoy 100% seguro de que me llevó a tomar esta decisión. Un poco se debe a los recuerdos de las clases de historia y geografía en la primaria y secundaria que nos hablaban de todo lo relacionado con esta región; Otro poco se lo debo a algunos amigos y conocidos que me han hablado mucho sobre “la cuna de la civilización”; y otro poco al interés que tengo por explorar distintas culturas, idiomas y regiones. Todos estos puntos tuve en cuenta a la hora de elegir Egipto como primer destino.

Digo “primer destino” por que se supone que es un viaje de un año en el que pasaré por distintos lugares (Israel, Jordania, Grecia, Turquía, Bulgaria, Viena… por nombrar algunos puntos que ya tengo en la agenda de este viaje).

¿Viajas solo?

Si. Viajar solo para mí tiene un profundo significado espiritual. Y no, no me da miedo. Me entusiasma; me motiva; me re descubro como ser; me hace re pensar mi deber para con los demás.

¿Cómo financio mis viajes?

A finales de 2016 estaba concluyendo mi viaje anual y fue entonces que decidí contactarme con el hotel en el que ya había trabajado como recepcionista en la temporada de invierno 2015. Justo se da que iban a necesitar de un recepcionista y como yo ya conocía el trabajo, gerencia no dudo en aceptarme de vuelta. Siempre dejo puertas abierta.

Con lo trabajado este año invertí en dólares y euros (necesarios para viajar al exterior), me compré el pasaje (que lo averigüé por skyscanner.net) y aprovechando los recibos de sueldo y tiempo trabajado en el hotel saqué tarjetas de crédito y hasta me compré una asistencia al viajero.

Aclaro que nada de esto lo hice en los viajes anteriores que fueron más “experimentales”. No. Esta vez me preparé con herramientas que me facilitaban el viajar y el trabajar por internet.

Hablando de eso, también trabajo por internet como diseñador gráfico y web con lo que ahorro mientras  para gustos personales.

¿Qué documentación llevo para viajar?

Este año me vacuné contra la gripe amarilla y pedí un certificado internacional que constatara esto. Contraté una asistencia al viajero en Universal Assistance gracias a la tarjeta Visa que saqué en el banco y que me otorgaban un 10% de descuento. Pasaporte (claro).

A diferencia de otros lugares en los que te piden una visa que se debe gestionar en tu país para poder entrar al país extranjero (por ejemplo para entrar a Estados Unidos), a Egipto la visa es “on arrival”, esto es, pagas unos USD20 cuando llegas al aeropuerto y en el banco te sellan el pasaporte.

Antes de elegir cualquier destino, busco por internet que tipo de visa se necesita para ingresar al país que quiero viajar. También hay que tener en cuenta las conexiones. Ya que, por ejemplo, si planeas viajar a China pasando por Canadá, necesitas la visa de tránsito por Canadá y la visa de ingreso a China que las tenes que gestionar el consulado de dicho país ubicado en tu país.

Para consultar las visas que necesito para cada país utilizo el servicio projectvisa.com

Viajar intercambiando ayuda.

Este es un tópico que repito siempre en cada artículo que hablo sobre viajes. Y es que viajar intercambiando ayuda es la forma que me conecta con la cultura y las personas de cada región que visito. La experiencia que se gana. Lo mucho que se comparte. Lo que se aprende y enseña. No encontré otra forma de viajar que me sienta tan bien como la de intercambiar ayuda.

Y ni hablar de que suceden cosas como la de trabajar en una posada con una vista como esta:

Workaway Host en Egipto

¿Mochila o valija?

Nuevamente me acompañará mi mochila de 90lts.

La mochila me facilita cosas como cruzar fronteras a pie como lo hice en el invierno europeo del 2015 que debía cruzar de la ruta en Ucrania a Rumania a través de un campo con 40cm de nieve.

¿Y después que?

Gran pregunta. Eso se va viendo a medida que viajo. Un mundo de posibilidades se suceden cuando uno “hace”.

El movimiento es vida.

 

 

Con tu comentario ¡me ayudas muchísimo! :)