Viktor H. Morales

Diseñador gráfico y Web. WordPress. Emprendedor. Viajero.

Las escondidas

Caminaba por una plaza cerca de casa, mientras buscaba sobre que escribir. Tardé en darme cuenta que estaba oscuro. Una luz intermitente iluminaba un poco el lugar. Camino en busca de mayor luz mientras seguía enfocado en mi trabajo, hasta que… hasta que sentí que algo me observaba… tenía esa sensación de que algo se escondía detrás de unos arbustos. Mi mente comenzaba a jugarme una mala pasada… y … esos arbustos… empezaban a tener un aspecto más bien… tétricos, solo podía ver la silueta de los mismos. Observo a mi alrededor. Buscaba un sendero que me alejase de allí. No había nada. Decido enfrentarme al miedo. Camino despacio, como intentando no hacer ruido. Tan solo con mi pluma y mi cuaderno de anotaciones. Levanto mi mano para correr las hojas del arbusto. ¡ZAS! Mi corazón da un salto increíble. Fue una situación desesperante y sin control. Algo salió de ahí y luego de un forcejeo de pronto me encuentro en el piso. Me recupero rápidamente, con gran desesperación y veo un cuerpo pequeño, como del tamaño de un niño, recostado sobre el suelo. Veo que hay sangre en mis manos y mi camisa. El cuerpo pequeño aún yacía inmóvil en el piso. Me acerco con cuidado para revisarlo. Con la poca luz que había intento ver su rostro. Distingo mi pluma clavada en su cuello. La sangre brotaba y ese pequeño cuerpo emitía sonidos agonizantes… casi guturales. No veía su rostro, solo me acerqué para intentar entender que decía, y para mi desdichado asombro y desesperación, sus últimas palabras fueron “Papá… la cena ya está lista…”.

Viktor Hugo Morales
Jueves 14 de Junio, 2.37am

Deja tus comentarios!