Yangshou, Guilin: Primer experiencia como voluntario

El 8 de Noviembre cumplo 3 meses en China y antes de mi primer salida reglamentaria quería viajar y conocer Guilin por cuenta propia, lo cual sugería contar con un dinero “extra”, no por alojamiento, ya que si están familiarizados con el servicio couchsurfing.org encontrarán que el costo de alojamiento se reduce a 0 (o al menos en la mayoría de las experiencias); pero sí por otros gastos importantes, como por ejemplo las comidas del día. Pero hay otra forma de llegar a conocer reduciendo estos gastos básicos a 0: haciendo voluntariados. Para mi cumpleaños #28, festejados en Guangzhou, China, una pareja

Continuar leyendo

El pueblo quiere saber: Guangzhou, China.

Cumplí una semana desde que llegué a Guangzhou, China y, a modo de festejo, en el artículo de hoy voy a responder a algunas de las tantas preguntas que me han hecho hasta ahora. Algunas descabelladas, otras informativas… ¡Acción!

Continuar leyendo

Las escondidas

Caminaba por una plaza cerca de casa, mientras buscaba sobre que escribir. Tardé en darme cuenta que estaba oscuro. Una luz intermitente iluminaba un poco el lugar. Camino en busca de mayor luz mientras seguía enfocado en mi trabajo, hasta que… hasta que sentí que algo me observaba… tenía esa sensación de que algo se escondía detrás de unos arbustos. Mi mente comenzaba a jugarme una mala pasada… y … esos arbustos… empezaban a tener un aspecto más bien… tétricos, solo podía ver la silueta de los mismos. Observo a mi alrededor. Buscaba un sendero que me alejase de allí.

Continuar leyendo

El ataúd

Me encontraba acostado en mi cama, mirando hacia la pared, pensando en lo que había vivido, y como llegué a estar donde ahora. Me pongo más cómodo y me acuesto boca arriba. Seguía pensando en la vida, los amores, el trabajo, mi familia. Sentía que todo estaba perdido, y ni siquiera podía recordar como fue que todo paso. De un momento a otro fijo mi atención al techo que, de cierta forma, lo notaba diferente. Todo lo que estaba pensando se esfumó a tal punto que ya no recordaba en que pensaba, solo miraba el techo de mi habitación fijamente.

Continuar leyendo